Una de las iniciativas de los misioneros ingleses era la apertura de escuelas, debido al gran porcentaje de analfabetos que había.

D. Tomás Blamire, envió como maestro a Seixo (antiguamente Santo Tomé) a Francisco Pais, nacido en Marín. Luego Pais fue llamado a Marín para empezar otra escuela y los niños de aquí tuvieron que volver a caminar los 5 Km. que nos separan de Marín para seguir con su enseñanza. Ángel Araujo fue alumno destacado de la escuela, el cual se formó para ser maestro y así pudo abrir de nuevo la escuela en Seixo en el año 1906. Angel Araujo (o Escribano) enseñó durante 30 años, a niños de todo el pueblo y sus alrededores, se dice que llegó a tener sobre 80.

Al inicio de la guerra civil le cerraron la escuela, terminando su andadura como maestro, luego se ocupó como gestor y escribano, el pueblo de Seixo le ha honrado con la apertura de un acalle que lleva su nombre: Ángel Araujo "o escribano".

 

Queda mucho que contar de sus actividades en la Obra del Señor, cultos, entierros y casamientos.

En tiempos de guerra arriesgó su vida para que no se cerrase el local de cultos que hoy tenemos y el mismo cementerio, que lo querían hacer desaparecer, pues la Falange tenía decidido tomar el local para dedicarlo como cuartel y base de operaciones para el Morrazo.

Apoyándose en las escrituras de propiedad custodiadas por Continental Land, Ángel se fue a Vigo en su bicicleta, para solicitar de D. Edmundo Woodford dos banderas británicas que levantó en las propiedades para evitar que fuesen requisadas.

Falleció en 1956 a los 76 años.

Local donde se hacia la Escuela